UNIDAD CENTROAMERICANA

UNIDAD CENTROAMERICANA
El Art. 55 de la Cn. expresa que los fines de la educación son entre otros: "...conocer la realidad nacional e identificarse con los VALORES DE LA NACIONALIDAD salvadoreña, y propiciar la UNIDAD DEL PUEBLO CENTROAMERICANO..."

sábado, 29 de octubre de 2016

Patria exacta

Oswaldo Escobar Velado

Esta es mi Patria: 
un montón de hombres; millones 
de hombres; un panal de hombres
que no saben siquiera 
de donde viene el semen 
de sus vidas 
intensamente amargas. 

Esta es mi Patria: 
un río de dolor que va en camisa 
y un puño de ladrones 
asaltando 
en pleno día 
la sangre de los pobres. 
Cada Gerente de las Compañías 
es un pirata a sueldo; cada 
Ministerio del Gobierno Democrático 
un demagogo 
que hace discursos y que el pueblo 
apenas los entiende. 

Ayer oí decir a uno de esos técnicos 
expertos en cuestiones 
económicas; que todo 
marcha bien; que las divisas 
en oro de la patria 
iluminan las noches 
de Washington; que nuestro crédito 
es maravilloso; que la balanza 
comercial es favorable; que el precio 
del café se mantendrá 
como un águila ascendiendo y que somos 
feliz que vive y canta. 

Así marcha y camina la mentira entre nosotros.
Así las actitudes de los irresponsables. 
Y así el mundo ficticio donde cantan 
como canarios tísicos, 
tres o cuatro poetas, 
empleados del Gobierno. 

Digan, griten, poetas del alpiste. 
Digan la verdad que nos asedia. 
Digan que somos un pueblo desnutrido. 
Que la leche y la carne se la reparten 
entre ustedes 
después que se han hartado 
los dirigentes de la cosa pública. 

Digan que el rábano no llega 
hasta las mesas pobres; que diariamente 
mueren cientos sin asistencia médica 
y que hay mujeres que dejan 
la uva de su vientre 
a plena flor de calle. 

Digan que somos lo que somos 
un pueblo doloroso, 
un pueblo analfabeto, 
desnutrido y sin embargo fuerte 
porque otro pueblo ya se habría muerto. 

Digan que somos, eso sí, un pueblo excepcional 
que ama la libertad muy a pesar del hambre 
en que agoniza.

Yo grito, afirmo y aseguro: 
En todas partes donde vivo, el cerro. 
En todas partes donde canto, el hambre. 
El hambre y el dolor junto a los hombres. 
La miseria golpeándoles la vida 
hasta quebrar el barro mas cocido del alma. 

Y a esto amigo se le llama Patria 
y se le canta un himno 
y hablamos de ella como cosa suave, 
como dulce tierra 
a la que hay que entregar el corazón hasta la muerte. 
Mientras tanto al occidente de la casa que ocupo 
hay una imagen encaramada en el mundo 
(¡mayor razón para que viera claro!) 
y allá junto a sus pies de frío mármol
una colonia alegre 
se va en las tardes 
cantando, a los cinemas.

Bajo la sombra de "El Salvador del Mundo" 
se mira el rostro de los explotadores. 
Sus grandes residencias con sus ventanas que cantan. 
La noche iluminada para besar en Cadillac 
a una muchacha rubia. 

Allá en el rostro de la Patria, un gran dolor 
nocturno: allá y yo con ellos, están los explotados. 
Los que nada tenemos como no sea un grito 
universal y alto para espantar la noche. 

Allá las mesa de pino; las paredes 
húmedas; las pestañas de las tristes candelas; 
la orilla de un marco de retrato 
apolillado; los porrones 
donde el agua canta; la cómoda 
donde se guardan las boletas 
de empeño; las desesperadas 
camisas; el escaso pan junto a los lunes 
huérfanos de horizontes; el correr 
de los amargos días ; las casas 
donde el desahucio llega y los muebles 
se quedan en la calle 
mientras los niños y las madres lloran. 

Allá en todo ésto, junto a todo ésto, 
como brasa mi corazón 
denuncia al apretado mundo 
la desolada habitación del hombre que sostiene 
el humo de las fábricas. 

Esta es la realidad. 

Esta es Mi Patria: 14 explotadores 
y millones que mueren sin sangre en las entrañas. 

Esta es la realidad.

¡Yo no callo aunque me cueste el alma!

"Juntos podemos transformar la realidad social, política y económica en beneficio de la colectividad". ¡Yo amo El Salvador!

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Flor de izote



Oswaldo Escobar Velado
Blanco se vuelve el aire que te mece
En torno de tu cielo y tu ternura.
Para cuidar tu mundo de blancura
Un ángel blanco como tú amanece.

Espiga de la flor, flexible espiga.
Cómo musical el viento en que te aromas.

Cada flor de tu flor, en las mañanas,
Es una campanilla en que desgranas
El silvestre rumor de las barrancas.

De los verdes puñales del izote
Surge tu blanco y delicado brote
¡Flor que se forma con sus flores blancas!

lunes, 11 de abril de 2016

Las sábanas de la vecina

Una mujer le comenta a su esposo:
- ¡Qué sábanas tan sucias cuelga la vecina en el tendedero! –– Tal vez necesite un jabón nuevo – ¡Ojalá pudiera ayudarla a lavar las sábanas!
El marido la miró sin decir palabra alguna.
Cada dos o tres días la mujer repetía su discurso, observando siempre a través de la ventana, a su vecina tender la ropa.
Al mes, la mujer se sorprendió al ver a la vecina tender las sábanas blancas, como nuevas, limpias; y le dijo al esposo:
- ¡Mira, al fin aprendió a lavar su ropa! ¿Le enseñaría otra vecina?
El marido respondió:
- ¡No! Hoy me he levantado temprano y lavé los vidrios de nuestra ventana.

Interesante lección
Tanto la que da el esposo al no objetar a su esposa; como la que se infiere del contexto general. Resulta que a veces criticamos sin conocimiento; e incluso, sin pensar que quizás los que estamos mal somos nosotros.

“Todo está en el color del cristal con que se mire”.

jueves, 24 de marzo de 2016

Fraternidad humana

Moral práctica
Dr. David J. Guzmán
Así como el amor es el lazo de unión de los corazones, así la fraternidad humana es la alianza de todas las almas. El amor universal vive en el seno de esa amada madre, la naturaleza, que todos los días da a sus hijos el ósculo de paz. Al aparecer el alba el sol brillante envía sus rayos a todos los senos del planeta e invita a todos los seres de la creación que crujan el espacio en busca de vida y amor. Y en ese festín de la naturaleza el amor alza la copa de la fraternidad y llama a todos los seres a saborear el néctar de la vida y a derramar los raudales de la ternura y la simpatía.

Esto pasa en el gran teatro de la naturaleza, pero en el mundo social de los hombres, esa paz y armonía no existe entre ellos. El hombre, animal privilegiado, que destruye para vivir, se halla dotado de una gran fuerza, la inteligencia, espada de dos filos que ciega existencias por todos lados cubriendo el planeta con el despojo de los pueblos, con la ruina de las ciudades, con el furor de guerras inicuas, con toda clase de horrores.

Pero si esto es verdad, la mirada de los pensadores, de los filántropos, de los apóstoles de caridad, va penetrando en los abismos de la vida, confortando los resortes del progreso, y la voz de la filosofía va lanzando sus rayos de luz hacia los oprimidos, dirige sus imprecaciones sobre los ambiciosos de la tierra, levanta la frente del justo, alza al humilde, aniquila la discordia, ilumina la justicia, hace triunfar la virtud, y aconseja a todos los hombres a vivir como hermanos, a formar del universo una sola familia y a extender la felicidad por todos los ámbitos del mudo. Las razas se unifican; los Estados se federan; los pueblos buscan a otros pueblos por la identidad de la lengua, de las costumbres, de los comunes intereses; y la actual civilización a pesar de sus caídas y de sus errores presenta ya una vasta y halagüeña atracción de pueblos, para ir acercando a las naciones y formar esos núcleos potentes que ensanchan los horizontes del progreso y proveen a su propia seguridad e independencia. 

La civilización, pues, tiende a internacionalizarse. Las ciencias, el pensamiento, el arte no conocen fronteras; los genios nacen en todos los senos del planeta, no reconocen supremacía de lenguas ni de razas. La humanidad se eleva triunfalmente sobre las diferencias nacionales. El dominio de las artes, las exigencias sociales y económicas derrumban las fronteras de los pueblos vecinos, aunque sean rivales; los descubrimientos del uno, como el oro del otro, pasan en una corriente irresistible a los cerebros y a las cajas de amigos y enemigos; es decir, ideas, sentimientos e intereses crean la corriente del internacionalismo, los cimientos de la fraternidad humana.
Solidaridad